dezeen

Un retrato artistico representado en las alturas

El artista Alemán Hendrik Beikirch pinta un mural de 70 metros de altura de un pescador en Busan, Corea del Sur

Con esta obra de arte el artista pretende representar y homenajear el prototipo surcoreano que en los años 60 trabaja en circunstancias difíciles en la industria tradicional asentado en un país que no ha vivido el desarrollo económico, con un lema escrito en la obra en Coreano:”Donde no hay lucha, no hay fuerza”. Pero la imagen que muestra la pintura denota el mensaje positivo en la expresión del pescador.

El artista llamado Hendrik Beikirch ha creado esta pieza icónica situada en la segunda ciudad más grande de Corea del Sur, en Busan.
Si se alza la visión hacia el fondo, se percibe un contraste con el edificio L´Park Haeundae construido por el famoso arquitecto Daniel Libeskind en el que se refleja el símbolo del rápido desarrollo acumulado en Corea.

Este proyecto fue dirigido por una organización con sede en Seul que promueve el arte contemporáneo a través de Asia y Europa quienes explican que Hendrik se aleja de los espacios de la estética tradicional y por lo general le gusta desarrollar su arte en los espacios públicos. Se trata de un arte que figura en la pintura monocromática y requiere mucha precisión.

Puedes encontrar obras de este autor en las paredes de ciudades de Europa, Canadá, EE.UU, México, Chile, Australia … y otros países.

fuente: dezeen.com